diumenge, 22 de novembre de 2009

Oda a los libros rotos



En ese libro pude
con golpe duro atravesar
sus páginas abiertas.

Con el codo hendido
rebusqué con mis manos
feroces las raíces fuertes
húmedas y arenosas,
serenas,
de mi alma en el mundo.

Y ya es mía la raíz
hasta el último punto
de los puntos.

En sus bellas palabras
comprendí
que yo nunca he comprendido
nada, y tú tampoco,
enano!

Girona, novembre de 2009

1 comentari:

  1. Gerard m'encanta la teva pagina perque les paraules que dius et surten del cor i a mes et un geni de la poesia
    continua aixi no canviïs

    Pablo de Vicente

    ResponElimina