divendres, 27 de novembre de 2009

WHAT A WONDERFUL WORLD. LOUIS ARMSTRONG



I SEE TREES OF GREEN,
RED ROSES TOO
I SEE THEM BLOOM
FOR ME AND YOU

AND I THINK TO MYSELF
WHAT A WONDERFUL WORLD.

I SEE SKIES OF BLUE
AND CLOUDS OF WHITE
THE BRIGHT BLESSED DAY,
THE DARK SACRED NIGHT

AND I THINK TO MYSELF
WHAT A WONDERFUL WORLD.

THE COLORS OF THE RAINBOW
SO PRETTY IN THE SKY
ARE ALSO ON THE FACES
OF PEOPLE GOING BY
I SEE FRIENDS SHAKING HANDS
SAYING "HOW DO YOU DO"
THEY´RE REALLY SAYING
"I LOVE YOU"

I HEAR BABIES CRYING,
I WATCH THEM GROW
THEY´LL LEARN MUCH MORE
THAN I´LL EVER KNOW

AND I THINK TO MYSELF
WHAT A WONDERFUL WORLD
YES I THINK TO MYSELF
WHAT A WONDERFUL WORLD.



Veig els arbres verds
també les roses vermelles,
les veig florir
per a tu i per a mi.

I em dic a mi mateix:
Quin món tan meravellós!

Veig el cel blau
i els núvols blancs,
el beneit brillar del dia,
la sagrada obscuritat de la nit.

I em dic a mi mateix:
Quin món tan meravellós!

Els colors de l’arc de Sant Martí
tan bonics en el cel,
i hi són també a les cares
de la gent que passa.
Veig amics donant-se la mà
dient: “Què tal estàs?”
en realitat estan dient:
“T’estimo!”

Escolto els infantons plorant,
els veig créixer.
Ells n’aprendran molt més
del que jo mai no sabré.

I em dic a mi mateix:
Quin món tan meravellós!
Sí, em dic a soles:
Quin món més meravellós!

diumenge, 22 de novembre de 2009

LA MALA REPUTACIÓN. GEORGES BRASSENS



Fa molts anys, no sé com, va arribar a les meves mans el disc de Paco Ibáñez a l’Olímpia. Va arribar a temps. Jo devia tenir uns setze anys però tenia l’ànima preparada per entendre el valor i la importància de les lletres allí recollides. Un home sol amb una guitarra desenterrant les lletres dels poetes i posant-los-hi la seva veu davant d’un públic assedegat d’aquella llibertat que anhelaven en aquells anys de canvis polítics.

Aquell home de camisa negra, de cabells enarborits, de suor de vi i de veu rogallosa posà un peu damunt la cadira i damunt la seva cama la guitarra i començà a musicar poemes excepcionals com Palabras para Julia, Me lo decía mi abuelito, Érase una vez, La mala reputación, Proverbios y cantares...les lletres de les quals penetraven amb la força que tenen les paraules encertades en el moment que més les necessites, potser en aquell moment en què un busca arguments sòlids per a decidir-se a estudiar lletres (recorda: no hi ha carreres sense sortides; hi ha homes sense sortides) i li demostren que la poesia és una arma carregada de futur. I jo també volia aprendre a carregar aquelles armes i sortir al camp de batalla a disparar a matar amb aquelles bales blanques a l’home desangelat i desagrait que som tantes vegades.


Georges Brassens
LA MALA REPUTACIÓN

En mi pueblo sin pretensión
tengo mala reputación,
haga lo que haga es igual
todo lo consideran mal,
Yo no pienso pues hacer ningún daño
queriendo vivir fuera del rebaño;
No, a la gente no gusta que
uno tenga su propia fe
no, a la gente no gusta que
uno tenga su propia fe.
Todos todos me miran mal.
Salvo los ciegos es natural.

Cuando la fiesta nacional
yo me quedo en la cama igual,
que la música militar
nunca me pudo levantar.
En el mundo pues no hay mayor pecado
que el de no seguir al abanderado.
Y a la gente no gusta que
uno tenga su propia fe
y a la gente no gusta que
uno tenga su propia fe.
Todos me muestran con el dedo
salvo los mancos, quiero y no puedo.

Si en la calle corre un ladrón
y a la zaga va un ricachón
zancadilla doy al señor
y he aplastado el perseguidor.
Eso sí que sí que será una lata
siempre tengo yo que meter la pata.
Y a la gente no gusta que
Uno tenga su propia fe
y a la gente no gusta que
uno tenga su propia fe.
tras de mí todos a correr
salvo los cojos, es de creer.

Oda a los libros rotos



En ese libro pude
con golpe duro atravesar
sus páginas abiertas.

Con el codo hendido
rebusqué con mis manos
feroces las raíces fuertes
húmedas y arenosas,
serenas,
de mi alma en el mundo.

Y ya es mía la raíz
hasta el último punto
de los puntos.

En sus bellas palabras
comprendí
que yo nunca he comprendido
nada, y tú tampoco,
enano!

Girona, novembre de 2009

diumenge, 15 de novembre de 2009

DOS POEMES A TEMPS. JOAN MARGARIT I XAVIER AMORÓS



Recupero del patrimoni de la memòria dos vells poemes esfondrats. Els poso junts perquè els primers versos d’ambdós ens situen en el marc geogràfic on esdevindrà el pensament poètic i, a més a més, ho fan amb una musicalitat subtil que em resulta fascinadora: “A la Girona trista dels set anys” i “Sóc al Pradell de les cinc del matí”. El primer és de Joan Margarit i tot ell és molt visual, propi dels temps en què vivim (un dia vaig sentir a dir que els poetes que han conegut el llenguatge cinematogràfic no escriuen com els que no l’han conegut). El poema és una mena de travelling per la vida d’un home gris a través de la percepció que té d’un objecte sinistre que l’acompanya des dels 7 anys: una navalla freda i prima. El final és provocatiu (com li agraden a Margarit, aquests finals de poeta maleit!). L’altre poema és d’un poeta de Reus, en Xavier Amorós, amb qui vaig poder xerrar a casa seva de coses i qui em va ensenyar què volia dir la paraula sol•liloqui. Qui sap si potser per estimar més aquest poema cal haver estat a Pradell o Pradell és també tots els pobles. Deixeu-me evocar un record personal: crec que un dels passejos més bells que he fet ha estat anant per la carretera que va des de l’Estació de Pradell de la Teixeta fins al poble del meu pare, la Torre de Fontaubella. Havia acabat de llegir els Fruits Saborosos de Carner i em venien al cap mentre passejava per la vora del bosc alguns versos seus i és on em vaig adonar –què es podia esperar d’un noi que vivia en un sisè segona del barri Niloga de Reus?- que la terra és generosa amb els homes, benevolent, donant-los-hi els seus fruits. El final del poema té el to nostàlgic d’aquell que ha hagut d'anar a viure a altres terres i que quan hi torna: “evoca aquell fang nobilíssim que feia dolorosa la partença”.

PRIMER AMOR

En la Girona trista dels set anys,
on els aparadors de la postguerra
tenien un color gris de penúria,
la ganiveteria era un esclat
de llum en els petits miralls d'acer.
Amb el front descansant damunt del vidre,
mirava una navalla llarga i fina,
bella com una estàtua de marbre.
Com que els de casa no volien armes,
vaig comprar-la en secret i, en caminar,
la sentia, pesant, dins la butxaca.
A vegades l'obria a poc a poc,
i sorgia la fulla, recta i prima,
amb la conventual fredor de l'arma.
Presència callada del perill:
vaig amagar-la, els trenta primers anys,
rere llibres de versos i, després,
dins un calaix, entre les teves calces
i entre les teves mitges.
Ara, a prop de complir els cinquanta-quatre,
torno a mirar-la, oberta al meu palmell,
tan perillosa com a la infantesa.
Sensual, freda. Més a prop del coll.

Joan Margarit

POEMA I

Sóc al Pradell de les cinc del matí,
a la deu mateixa de l'aigua.
Veig els barrancs de tres en tres
i els pins malaguanyats,
i començo a comprendre
el perquè de les coses meves.
Jo també moriria
com les vinyes que moren pujant.
I em dol no tenir set
mentre la gana és viva.
I oblido,
al migdia,
a l'ombra,
dins la flaire animal
de la figuera.
Sento el colp de molts càvecs alhora,
com si s'hagués romput
la corda del temps.
Evoco
aquell fang nobilíssim
que feia dolorosa
la partença.

Xavier Amorós

dimecres, 4 de novembre de 2009

UN HOMBRE DE TREINTA AÑOS PIDE LA PALABRA (O EL POETA ESCAPISTA). MIGUEL LABORDETA



Avui m’he topat amb aquest poema de Miguel Labordeta (Saragossa, 1921-1969) germà del cantautor Antonio Labordeta. Va ser poeta, dramaturg i director d’escola. L’he llegit pel títol, perquè rondo la trentena. El poema és una denúncia a les generacions anteriors per haver deixat un món mesquí en el que ell ha crescut. Jo us acuso, presento la meva denúncia, en nom de la meva generació us acuso...I n’explicita els motius amb una llarga lletania. El més diverit del poema és el final quan diu que com que això és una porqueria se’n va a la muntanya a llegir “a mis poetas chinos preferidos” i ja us ho fareu. Exemple de poeta escapista. El món està malament: foto el camp. Suposo que a vegades de ganes no ens en falten i que tots tenim els nostres “poetas chinos preferidos”, però em sembla que demà caldrà tornar a arremangar-se...

Un hombre de treinta años pide la palabra

Ante la Asamblea de los hombres ilustres
bajo el sol de este otoño dorado
con paso quedo y en mis ojos de tigre la justicia
sencillamente sin alharacas con lumbre apasionada
presento mi denuncia.

Vengo a hablar en nombre de los que tienen treinta años
de los que desde la cumbre de su juventud perdida
contemplan los restos del humano naufragio y el desorden del mundo
y en nombre de sus traiciones muertas yo os acuso, oídlo bien, a todos.

A vosotros: Ancianos que os dormisteis en el vals indefinido del idiota progreso
con un tufo burgués adocenado y falso y comíais chuletas bien sabrosas
mientras bajo vuestros galanteos tontos aullaba ya la boa viscosa
de la lucha terrible y el hambre por las calles en llamas:
en nombre de mi generación yo os acuso.

A vosotros: hombres de la entreguerra
que pisoteasteis impotentes la sonrisa de un niño
que quería nacer de tanta ruina ya
que olvidasteis demasiado pronto el llanto de los soldados
que bailasteis demasiado bajo las farolas borrachas de las huelgas
el charlestón y el sintrabajo
y que os regocijaba hasta el espasmo híbrido
la velocidad la prostitución la gran juerga social o totalitaria o aun parlamentaria democracia
y qué sé yo cuántas cosas más en la media cabeza del fiero agente de negocios
sin adivinar que las ciudades ofrecerían blancos tan hermosos
tan concretos para que un obús perfecto de la supertécnica
aplastara aquellas ilusas panaceas
en un charco de sangre donde iban a flotar pisoteadas
vuestras violadas vírgenes entre billetes inútiles de Banco
y que en el reloj del escaso hombre
ya no quedaba sino una media hora de vida suficiente
para fumarse un cigarrillo y yacer bayoneteado
por las inmensas llanuras entre escombros de tanques:
en nombre de mi generación yo os acuso.

A vosotros: los poderosos energúmenos los grandes señores de la culpa
los que con vuestra codicia más enorme aunque el cielo de tal hipocresía
arramblasteis con la mejor rapiña en el río revuelto
y que no fuisteis para vuestros hermanos
sino hoscos verdugos con sonrisa de lobo
y una estela de odios encendidos dejasteis
para mil años que vinieran y más:
en nombre de mi generación yo os acuso.

A vosotros: los universitarios sabios de la Luna los artistas leprosos
que fuisteis presa
por cobardes nefastos insípidos
por permitir que el espíritu fuera apresado como una zorra vil
en la trampa de los grandes capitanes de papel:
en nombre de mi generación yo os acuso.

A vosotros: los violetos los idealistas de la muerte
los que sumisteis al mundo en un fragor de horrores
creyendo crear un nuevo sol con vuestra pobre bola de sebo:
en nombre de mi generación yo os acuso.

A vosotros: los anónimos peones del salario misérrimo
que os abandonasteis en el sopor brutal
del vinazo y la patata cocida
a los que os entregasteis al fútbol y a los semanarios de crímenes
para no pensar
a los estudiantes irresponsables que gritaban heridos sin saber por qué
a los pacifistas enclenques que cerraban sus anos ante la tomadura de pelo
a los espirituales estómagos que nos hablaron tanto del infierno
a los profetas de grandes paraísos de chatarra
a las mujeres sin vergüenza que no querían parir hombres
a los indiferentes que tan sólo soñaron con sus bolsillos miserables
a los que con la flor en el ojal jugaron al ensayo
a los complejos sexuales a la pederastia
a la morfinomanía a la aventura política de porrazos y tente-tieso
perdidos putrefactos podridos de civilización de asco y de cine barato
estuvisteis malditos estaréis corrompidos por los siglos de los siglos
fuisteis rebaño propicio
cuando llegó la gran merienda de los ultimatums
lo mismo que lo seríais si tal momento llegara de nuevo
como parece ser así:
en nombre de mi generación yo os acuso.

Pero fuimos aprendiendo vuestra lección paso a paso:
cuando teníamos quince años cuajó en noches de terror y de asombro inaudito
entendiendo que ser hombre era estar dispuesto a sacar de la cama a su hermano
y asesinarlo cobardemente al borde de un camino
cuando teníamos veinte años supimos que era lícito todo
hasta destruir millones de inocentes por el hambre y el fuego
cuando teníamos veinticinco años conocimos también
que el perdón es inútil y los sueños más nobles
se pierden en el tiempo como un soplo de humo
y ahora con nuestros treinta años hemos comprendido tantas cosas...
tantas cosas que nos duele duramente aquí dentro
y que si tuviéramos que confesarlas moriríamos
de vergüenza y de rabia.

¡Ah! y de nuevo las bombas acechan nuestras pobres carnes maduritas
para sacrificarnos junto a nuestros hermanos más jóvenes
a quienes damos la mano en la tiniebla que golpea las persianas
de los que están de pie con estatura de despiertos.

Por todo yo protesto. Yo os denuncio. Yo os acuso.
Cogeré mi mochila con mi cara de cura
si me dejáis con vida
y huiré a las sagradas colinas junto al mar inmensamente nuevo
a leer a mis poetas chinos preferidos
y que el mundo tiemble por vuestros pecados y se arrase
mañana por la mañana.

Miguel Labordeta

diumenge, 1 de novembre de 2009

EL AMOR. Cesare Zavattini



Me refugié bajo un portal. De la casa de enfrente llegaban las notas de un vals. Cesó la lluvia, y en el balcón de aquella casa apareció una muchacha morena vestida de amarillo. No la veía bien, allá en lo alto; no hubiese podido decir “su nariz sonrosada”, pero me enamoré; quizá fue por el aguacero, quizá el brillo de las goteras bajo el sol que asomaba otra vez (nos sigue de puntillas alguien que mueve las nubes, suscita clamores en los caminos sólo para que nos empujen donde a él le conviene, pero de modo que se acuse a las nubes y a los clamores).
Desde el balcón se le cayó a la muchacha un pañuelo; corrí a recogerlo y entré en el portal
escaleras arriba. En lo alto me esperaba la muchacha: “Gracias”, dijo. “¿Cómo te llamas?”, la pregunté, jadeante. “Ana”, respondió, y despareció. La escribí una carta que nunca más he vuelto a escribir en la vida, al cabo de un año era mi mujer. Somos felices; a menudo viene a vernos María, la hermana de Ana; se quieren y se parecen mucho. Un día se habló de aquella tarde de verano, de cómo nos habíamos conocido Ana y yo. “Estaba en el balcón –contó María- y, de repente, se me cayó el pañuelo. Ana estaba tocando el piano. La dije: “Se me ha caído el pañuelo, alguien viene a traérmelo”. Ella, menos tímida que yo, fue a tu encuentro y os conocisteis, lo recuerdo como si fuera ayer; las dos llevábamos un vestido amarillo.

Cesare Zavattini
[Traducción de Juan Marsé]

PARLAR O CALLAR. RAFAEL ALBERTI




Alguien o muchos pensarán:
-¡Qué inútil que ese poeta hable del otoño!
-¿Cómo no hablar, y mucho, y con nostalgia
si ya pronto va entrar en el invierno!

RAFAEL ALBERTI